Artículos de viaje

Las minas de sal, el ‘oro blanco’ de Suiza

Una parte de la mina de sal de Bex, Suiza

Una parte de la mina de sal de Bex, Suiza

Para todos son conocidos los Alpes suizos, incluso sus impresionantes cascadas, pero esta codillera esconde otros secretos. Minas de sal, el denominado ‘oro blanco’ es lo que se esconde en el corazón de estas montañas, a las afueras de Bex, concretamente en el cantón de Vaud. Durante siglos la posesión de sal significó riqueza y poder. El yacimiento de sal de Bex fue encontrado en el siglo XV y continúa en explotación hasta hoy en día.

Explicación del proceso de extracción de la sal en las minas de Bex, Suiza

Explicación del proceso de extracción de la sal en las minas de Bex, Suiza

Si viajas a Suiza no puedes dejar de visitar la mina y su correspondiente museo subterráneo donde se muestra el desarrollo de la extracción de sal desde 1684. El museo se encuentra a 400 metros bajo tierra y existen visitas guiadas con un recorrido de unas dos horas. Además, cuentan con una sala de cine donde se presenta la historia de la mina y la sal. Una de las curiosidades de la sala es que no está formada ni por hormigón, ni siquiera por columnas, la fuerza de la propia roca hace estable la sala prescindiendo, así, de  cualquier otra forma de sujeción.

Visita guiada por el interior de la mina de sal de Bex, Suiza

Visita guiada por el interior de la mina de sal de Bex, Suiza

Muchos desconocen que el pueblo de Bex fue de los primero en promover la sal para las curas termales y el bienestar. Sobre 1820 se abre el Gran Hotel de Baños y unos años después, en 1871, el Hotel de la Salina. Desde 1831 se proponen las aguas sulfurosas saladas provenientes de una galería de minas de sal para tratamientos y, finalmente, se hizo una instalación que llevaba estas aguas hacia los baños del hotel.

Aguas saladas con efectos terapéuticos y relajantes en Suiza

Aguas saladas con efectos terapéuticos y relajantes en Suiza

Las aguas minerales de Bex estaban consideradas como las de mejor calidad de Suiza. Tanto es así que, a finales del siglo XIX y principios del XX, la estación termal poseía, entre todas las aguas salobres de Europa, la de más alta mineralización y el más alto tenor en cloruro de sodio. En aquella época los médicos recomendaban las aguas sulfurosas como tratamiento para la cura de alguna enfermedad. Actualmente, son numerosas los ‘spas’ y espacios de bienestar que proponen a sus clientes la posibilidad de bañarse en piscinas de agua salada. Tan de moda se han llegado a poner los efectos terapéuticos y de relajación de las aguas sulfurosas que la Salina de Bex ha creado su propia línea de productos ‘wellness’.

Mapa de ubicación

Deja tu comentario

      Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

  • FourSquare de VacaZionaViajes
  • Viajes de VacaZionaViajes
  • Google + de VacaZionaViajes