Artículos de viaje

La Happy House Rizzi de Alemania

Happy House Rizzi, conjunto de edificios con diseño Pop Art, Alemania

Happy House Rizzi, conjunto de edificios con diseño Pop Art, Alemania

Braunschweig, una ciudad alemana, ha dado un toque infantil a sus edificios. Lejos de las clásicas estructuras cuadradas y poligonales, el artista plástico James Rizzi en colaboración con el arquitecto, Konrad Kloster, ha creado una línea de edificios de lo más particular que se han convertido en una de las mayores atracciones turísticas para los que viajan a Alemania. La Happy House Rizzi, que es así como se llama el conjunto de estos edificios, da un punto de color y humor a la fría Alemania.

Parte exterior de uno de los edificios de la Happy House Rizzi, Alemania

Parte exterior de uno de los edificios de la Happy House Rizzi, Alemania

La idea surgió en 1997 en una conversación entre James Rizzi y Jäschke Olaf, dueño de una galería de arte. Poco a poco el plan se fue haciendo viable y en 2001 Rizzi contó con la colaboración de Kloster para construir sobre las ruinas de una antigua granja de un palacio ducal. Así, el Happy House Rizzi se encuentra entre edificios clásicos, empresas modernas y el encanto del casco antiguo de la ciudad.

Fachada de un edificio vista desde una ventana de otro edificio de la Happy House Rizzi, Alemania

Fachada de un edificio vista desde una ventana de otro edificio de la Happy House Rizzi, Alemania

Se trata de una mezcla de ilusión y arte que toda persona que viaje a Alemania debe experimentar. Cuando se construyó, muchos de los ciudadanos se mostraron reacios a este estilo de arquitectura ya que consideraban que estropeaba el encanto del casco antiguo de la ciudad. A día de hoy, quince años después de su creación, el diseño se ha integrado en el paisaje urbano y ninguno de estos vecinos querrían ver este edificio derribado.

Parte interior de un edificio de la Happy House Rizzi, Alemania

Parte interior de un edificio de la Happy House Rizzi, Alemania

Pero si su parte exterior no deja indiferente a nadie, con la interior ocurre lo mismo. Un edificio de cinco plantas en el que las paredes, columnas y elementos decorativos refuerzan el toque infantil del exterior combinado con la inspiración de Pop Art que caracteriza a James Rizzi. Podemos estar acostumbrados a que los arquitectos nos sorprendan  con distintas formas y estructuras de los edificios, pero Braunschweig con su Happy House Rizzi pude batir récords.

Mapa de ubicación

Deja tu comentario

      Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

  • FourSquare de VacaZionaViajes
  • Viajes de VacaZionaViajes
  • Google + de VacaZionaViajes